La Aduana Fronteriza

El edificio de la Aduana Fronteriza, icono y orgullo arquitectónico de Ciudad Juárez fue diseñado por el prestigioso arquitecto George E. King en 1887, y es por su belleza e historia uno de los principales atractivos de este museo. Pero no sólo por eso, además es un auténtico protagonista y testigo de la Revolución Mexicana.

Ya en 1909 cuando albergó a los presidentes Díaz y Taft para celebrar aquella famosa entrevista, demostró ese carácter protagónico que tendría años más tarde durante la lucha armada; en mayo de 1911 después de la toma de la ciudad fronteriza, Francisco I. Madero instaló aquí sus oficinas convirtiéndolo en presidencia provisional de la república; en 1913 fue el cuartel general de Villa y en 1914 de nuevo fue presidencia provisional de la república al recibir en sus instalaciones al gobierno revolucionario de Carranza.

Planea tu visita

Diseño Web hecho a todo pulmón en el desierto de Ciudad Juárez por KIMERA™